Las marcas siempre tienen como objetivo influenciar a los usuarios con contenidos que generen posibles ventas y fidelización. Además de los artículos en blogs y comentarios positivos en foros, las redes sociales son la vía principal cuando se trata de mejorar la imagen de una marca.

Esta estrategia ha llevado ha desarrollar un nuevo rol dentro del marketing digital, el de el Influencer. ¿De qué se trata? Un influencer es una persona que cuenta con cierto nivel de credibilidad sobre un tema y que con su presencia logra influenciar en las redes sociales y puede resultar de interés para una marca.

Grandes agentes de cambio

Los influencers no se deben confundir con los líderes de opinión. Son capaces de influenciar y cambiar de forma activa los comportamientos y la opinión de las personas. Si bien no tienen la notoriedad o el alcance que un líder de opinión, su objetivo no es llegar a una gran comunidad sino más bien lograr influenciar a las personas.

El rol del influencer existe desde hace tiempo y actuán principalmente como agentes de cambio. Gracias a internet y las redes sociales, su rol se ha potenciado.

¿Qué debe hacer un influencer exitoso?

El influencer debe dotar de credibilidad y visibilidad a un tema concreto que esté relacionado a una empresa, ONG o entidad pública. Para hacerlo, debe tener en cuenta diferentes aspectos. Como por ejemplo, una buena capacidad de investigación, conocer muy bien la temática que va a comunicar, para generar buena impresión en los usuarios.

A su vez, debe estar activo en las redes sociales y tener una gran presencia. Esto sumado a los conocimientos técnicos sobre las herramientas que utilizará. Si la marca quiere ganar visibilidad en canales como Youtube, es necesario conocer el canal y realizar buenos videos, así como en Twitter, aprender a hacer los mejores tweets.

Es importante conocer y saber adaptarse a cada red social. Además de una buena presencia, es importante tener un buen manejo del idioma, evitar las faltas y los errores de redacción.

Pero eso no es todo, para ser un buen influencer hay que creer en lo que se está haciendo. Para eso es importante consumir el producto y creer en él plenamente, para transmitirlo a los usuarios de forma genuina, logrando influenciar a las personas.

Los expertos también recomiendan que los influencers conozcan muy bien a su audiencia, para que los seguidores se sientan especiales y aprecien el trato y los comentarios para con ellos. Siempre hay que establecer una relación, responder los comentarios y fomentar el diálogo con la comunidad.

Los influencers también deben centrarse en un tipo de público específico, establecer un nicho y trabajar en esa audiencia para conseguir seguidores fieles interesados en el contenido.

Unirte a la competencia

Los demás influencers no deben ser enemigos sino aliados. Los influencers de tu sector pueden enseñarte muchas cosas y por eso vale la pena generar encuentros, asistir a fiestas y eventos y aprovechar las relaciones con otros influencers para poder abarcar a un mayor número de personas.

Para ser un buen influencer es necesario movilizar a la gente y que tu opinión tenga valor para el resto. Para ello, necesitas un buen engagement, conectarte y relacionarte con las personas, interesarte por ellas. Por último, debes ser conciente de tus limitaciones, por más que compres más seguidores, no valdrán de nada si no logras trabajar en influenciar a los demás.