Quienes hemos participado en llamados o hemos estado realizando entrevistas para sumar personas a nuestros equipos de trabajo te lo podemos confirmar con total sinceridad: así es, revisamos los perfiles en redes sociales de cada postulante. Si lo piensas, tiene mucho sentido y no deberías preocuparte demasiado, pues es una práctica de lo más común, pero sí es importante que tengas ciertos detalles en consideración.

Habiendo estado de ambos lados del mostrador, hoy voy a contarte cuáles son algunas de las cosas a las que más se les presta atención en las redes sociales de quienes se postulan a un empleo y cómo cuidar tus redes sociales cuándo estás buscando trabajo.

Evita quejarte de tu actual o anterior trabajo

Claro, puede parecer de lo más básico y obvio, pero Internet es un lugar en el que uno nunca deja de sorprenderse y siempre, pero siempre hay gente cae en errores más infantiles que puedas imaginar. En este sentido, son muchísimos los ejemplos de personas que han sido despedidas de su trabajo o se han perdido la oportunidad de conseguir uno nuevo por haber publicado o comentado en redes sociales su descontento con su actual o anterior empleo.

Cuida el lenguaje

El lenguaje lo es todo y nada existe por fuera de él. El hecho de que estés escribiendo en Internet y, más específicamente, en las redes sociales, no significa que debas escribir como si no hubieses tocado un libro de gramática en tu vida, así que procura cuidar tu lenguaje, después de todo, la forma en la que nos comunicamos y empleamos el lenguaje sencillamente es la forma en la que configuras tu pensamiento y utilizas tu intelecto.

No publiques ni te dejes etiquetar en fotografías comprometedoras

La explosión de las redes sociales trajo consigo, entre tantas cosas, la masificación de un grupo considerablemente repudiado: el de los exhibicionistas. Subir fotografías en fiestas, bebiendo alcohol o procurando hacer algo tan básico y carente de significado como exhibirse exageradamente con el fin de conseguir compañía no solo hace que la gente te respete menos, sino que ahuyentará cualquier oferta de trabajo que puedas imaginar.

Cuando las empresas echan el ojo a los perfiles de quienes se han postulado para ocupar un cargo en su equipo suelen buscar fotografías a partir de las cuales se puedan identificar comportamientos adictivos o que puedan implicar algún conflicto a futuro. No hay nada de malo mostrar que te diviertes y compartir con tus seres queridos tus momentos de alegría, pero si eso implica ver 35 fotografías de ti saliendo de la ducha… se pierde el interés de inmediato.

No abuses con los hashtags (y por favor no hagas spam)

Dos cosas que dan una pésima imagen en cualquier de las redes sociales es abusar de los hashtags y, quizá aún peor, hacer spam. La nefasta práctica de colocar más de un hashtag (dos como máximo) en una publicación dificulta mucho su lectura, es realmente molesto y genera muchas interrogantes para quienes tenemos este punto bien en claro, como, por ejemplo, ¿por qué esta persona no se da cuenta de que todos esos hashtags son un absurdo? Poco resta decir del spam, una de las pocas actitudes que supera el abuso de hashtags.

Simplemente procura no ser un acéfalo

Hay cosas que, además de evitarte conseguir trabajo, te definen y demuestran qué tan vacío puede estar tu cráneo. Hacer publicaciones en las redes sociales en las que ataques a otras personas, les faltes el respeto o intentes herirlas por su apariencia, género, orientación sexual, etnia, rango etáreo, nacionalidad, formas de comunicarse, o por cualquier otro factor que esas personas simplemente no hayan escogido, no solo hacen que nadie quiera compartir una experiencia o lugar de trabajo contigo, sino que te convierten en un alguien que (en este caso sí, por elección) es un ser completamente desagradable.

Muy bien, estas son algunas de las cosas que te sugerimos cuidar en tus redes sociales cuando estés buscando trabajo. ¡Mucha suerte!